En el primer tratado médico de la epilepsia, Sobre el mal sagrado, Hipócrates aseguró que la dramática privación de la conciencia en personas sometidas a paroxismos convulsivos no es un castigo divino o una posesión demoniaca, sino un trastorno del cerebro. Ahí mismo elabora la notoria conjetura del cerebro como asiento de las emociones, pensamientos, sensaciones, juicios estéticos o éticos y, finalmente, como “intérprete de la conciencia.”

Los hombres deberían saber que del cerebro y nada más que del cerebro vienen las alegrías, el placer, la risa, el ocio, las penas, el dolor, el abatimiento y las lamentaciones. A través del cerebro en particular nosotros pensamos, vemos, oímos y distinguimos lo feo de lo bello, lo malo de lo bueno, lo agradable de lo desagradable… Sostengo que el cerebro es el órgano más poderoso del cuerpo humano… y así mantengo que el cerebro es el intérprete de la conciencia…

Las tendencias a la evasión, el nerviosismo o la meticulosidad se ligan a niveles elevados de serotonina.

No es lo mismo una conmoción cerebral que cause un traumatismo el cual se cura que una lesión cerebral. Esta no tiene cura alguna. Se puede mejorar, pero no se va ir. Es una cicatriz que queda para toda la vida. La persona pierde gran parte de las facultades que tenía. Por tanto, nunca podrá ser como era antes. Su comportamiento, su forma de ser, todo ha cambiado. Se fomentan cosas y se pierden cosas. Se cambia por completo. NO se pierde la esencia en los casos más elevados o mejor llevados pero es una desgracia que desgraciadamente se adquiere normalmente por las carreteras. La gente va sin sentido, les dan el carnet a inconscientes y se los renuevan a peores, seguramente drogados a pastillas incluso peor a éstos. No hay nada legal en este país ni comprometido con las personas, por su bien de manera adecuada a todos los niveles. No fue hasta 2011 cuando la federación en España de daño cerebral (FEDACE) haría sus primeros completos estudios sobre el tema. Los primeros así por encima serán de 2006 a nivel de cifras!!! Ahora si más con el tema del ICTUS lo están englobando más en el saco y están más al tema. Antes? NADA.

Cuantos afectados anteriormente y sin catalogar habrán en España anteriormente? Los TCE en su mayoría son causados por accidentes de tránsitos, otros por caídas, por lesiones tontas en las casas, por ser atropellados (más de lo mismo), haciendo deporte… Todo el mundo está expuesto en su vida a tener uno. No suelen ser muchos y por eso no se conoce, es invisible pero van creciendo. Se quieren ocultar, no interesa se vea una enfermedad que no saben como tratar nada más que drogando a las personas para calmar sus sistemas nerviosos.

Que es el sistema nervioso?

El sistema nervioso central queda está altamente afectado. Se divide el sistema nervioso, en dos partes encargadas cada una de una tarea: sistema parasimpático y simpático.

El sistema nervioso simpático prepara el cuerpo para situaciones que requieren estado de alerta o fuerza, como situaciones que despiertan temor, ira, emoción o vergüenza (situaciones de «lucha o huida»). En este tipo de situaciones, el sistema nervioso simpático estimula los músculos cardíacos para aumentar la frecuencia cardíaca, dilata los bronquios de los pulmones (incrementa la retención de oxígeno) y causa la dilatación de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón y los músculos esqueléticos (aumentando el suministro de sangre).

El sistema nervioso parasimpático está activo durante los períodos de digestión y descanso. Estimula la producción de enzimas digestivas y estimula los procesos de digestión, micción y defecación. Reduce la presión arterial y las frecuencias cardíaca y respiratoria, y conserva la energía mediante la relajación y el descanso.

En casos graves de TCE el sistema parasimpático es el que está desnivelado. La persona se encuentra siempre en alerta, en estado de vigilia, en tensión o a la espera como si fuera una hiena esperando a su presa. El sistema parasimpático es el que le provocaría esa vuelta a la consciencia, a la cama a estar en no vigilia. Al estar desnivelado, se han de hacer cosas calmadas, cosas que fomenten estar en armonía lo más posible para no alterar aún más el sistema simpático y no ser capaces de volver a la tranquilidad.

En todo está el equilibrio, ni mucho ni poco, hay que estar alineados en la vida. Todo se conseguirá estando en armonía en la naturaleza, en un ambiente relajado, llevando una vida sin tensiones, viendo el mar, la montaña, haciendo deporte relajado, meditando, haciendo actividades relajantes para el cerebro… Todo para conseguir ese equilibrio de los dos sistemas y por tanto el sistema nervioso central.